Web ID Huelva


ir a contenido

Montaje Invernaderos Sistemas NGS

Servicios

¿QUÉ ES EL SISTEMA NGS®?

El sistema NGS® se basa en la circulación de una solución nutritiva, por el interior de un conjunto de bolsas de polietileno colocadas una dentro de otra. La disposición de las bolsas se hace de tal forma que, la solución nutritiva, después de recorrer un tramo, más o menos largo según los diferentes modelos, descarga por medio de un embudo en una tubería de drenaje que permite la recirculación del agua y de los nutrientes sobrantes. Se trata de un sistema hidropónico suspendido, que trabaja en circuito cerrado, aprovecha los drenajes y optimiza el agua y los fertilizantes aportados al cultivo con la solución nutritiva.

El diseño del sistema da lugar a un movimiento del flujo en cascada, las raíces son capaces de extenderse sin restricciones por lo que se consigue una mayor aireación del sistema radicular.

La solución sobrante que se recoge al final de cada línea de cultivo, pasa a través de un embudo y es conducida por gravedad a un depósito de recepción, situado en el cabezal de riego, donde se reponen agua y los nutrientes consumidos por el cultivo. Un sistema de agitación intermitente asegura la homogeneización de la solución nutritiva. La solución nutritiva llega al cultivo, tras pasar por un filtro, por medio de una bomba de distribución.

DETALLES DE INSTALACIÓN

La bolsa de cultivo NGS® puede ser instalada de diferentes formas; NEW GROWING SYSTEM®, S.L., como fabricante del sistema, tras varios años de experiencia, aconseja usar una de las siguientes modalidades, dependiendo del cultivo y de las exigencias y posibilidades del cliente:

- Alambre acerado y tensores.
- Celosías de sección triangular.

CABEZAL DE RIEGO NGS®

Dependiendo del deseo del cliente, el sistema NGS® puede trabajar tanto con un programa de abonado manual como automatizado; ambas formas de trabajo cuentan con varios elementos comunes que son: 1, el cabezal de riego o caseta de control; 2, la red de tuberías de distribución y 3, la red de tuberías de drenaje o retorno hasta el deposito de recepción.
El cabezal de riego cuenta con:

- Un depósito de recepción central enterrado en el piso; en él desembocan las tuberías de alimentación y de drenaje. Conviene que esté ubicado en la parte más baja de la finca para recibir las aguas de drenaje por gravedad. En este depósito se obtiene la solución nutritiva con la concentración de nutrientes adecuada para su aplicación directa al cultivo. Para evitar la formación de algas y la caída de elementos extraños debe estar cubierto.

- Un grupo de impulsión. Se trata de una electrobomba centrífuga con una válvula de aspiración y una sonda de nivel que evita el funcionamiento en seco. NGS® recomienda disponer de dos unidades, preparadas de tal modo que puedan trabajar de forma alternativa.
- Una estación de filtrado compuesta de filtros de arena, anillas o malla; dependiendo del cultivo.
- Dos o más tanques de abonado, con un agitador de aire para disolver los fertilizantes y homogeneizar la solución en el depósito de recepción.
- Un grupo electrógeno con arranque automático para casos de corte en el suministro de corriente eléctrica.
- Una unidad de control.

MONTAJE

Cada finca es única, y por lo tanto ninguna guía de instalación puede cubrir todas las situaciones. Sin embargo, hay muchos trabajos comunes que permiten sincronizar los actividades necesarias para un montaje adecuado, eficiente y sin problemas:

- Las líneas de cultivo no deben sobrepasar 15 m de longitud.

- La pendiente recomendable es del 4 por ciento, según el sistema instalado

- Empezar la instalación colocando las tuberías de riego y drenaje; NGS® recomienda que sean vayan enterradas.

- Instalar las tuberías de drenaje con una pendiente descendente hacia el depósito central, de forma que la solución sobrante retorne al depósito por gravedad.

- Para facilitar el montaje, la multibanda se suministra enrollada en bobinas, debiendo tener cuidado de que no se deslice por aristas cortantes; tampoco debe permanecer expuesta al sol durante las horas de máximo calor.

DISOLUCIÓN NUTRITIVA

La disolución nutritiva recirculante debe contener la totalidad de elementos minerales necesarios para el correcto desarrollo del cultivo. Para elaborar una disolución nutritiva se requiere conocer:

- La calidad del agua de riego.

- Las necesidades nutricionales del cultivo, que varían en función de la época del año y la fase de desarrollo en el que se encuentran.

- Los fertilizantes disponibles y su riqueza en los nutrientes que aportan.

Un buen diagnostico foliar nos llevará a una buena determinación de la nutrición de la planta.

ELABORACIÓN DE DISOLUCIONES NUTRITIVAS

Las plantas pueden estar individualmente regadas y nutridas mediante goteo o microtubos, dependiendo del cultivo a plantar. Para un programa de fertilización determinado, se disuelven en el agua de riego los fertilizantes elegidos en cada tanque de abono; la disolución obtenida recibe el nombre de disolución madre y servirá para inyectarla a un tanque de mezcla o a la tubería de distribución de acuerdo con la dosificación que marque el programador (máquina de riego), según el pH y la conductividad eléctrica (CE25) de la disolución nutritiva y los valores prefijados en dicho programador.
A medida que el cultivo consume agua y elementos nutritivos, la disolución nutritiva debe ser reajustada; para ello se añade agua de riego, lo que mantiene un volumen circulante constante, mediante un flotador automático o un sensor de nivel.

SEGUIMIENTO DE LA DISOLUCIÓN NUTRITIVA

Este método de fertilización es totalmente automático, pero necesita controles analíticos periódicos para:

- Seguir el equilibrio entre los elementos nutritivos.

- Conocer la posible acumulación de iones no utilizados por la planta.

- Definir el momento óptimo para la renovación de la disolución recirculante para determinar el nivel de drenaje con objeto de lavar el exceso de sales acumulado en la solución en circulación.

EL SISTEMA NGS® Y LA SALINIDAD

El sistema NGS® tolera niveles relativamente altos de salinidad; la raíz tiene que vencer una presión mátrica y osmótica menor, tanto menor cuanto mejor es la calidad del agua utilizada; de ahí que el sistema NGS® permite obtener buenos resultados utilizando incluso agua de riego de regular calidad. Las aguas de baja calidad necesitan mantener un control riguroso para evitar acumulaciones excesivas de iones perjudiciales y paradas de la planta.


Inicio | Productos | Servicios | Multimedia | Contacto | Donde Estamos | Ofertas | Enlace de Interes | Mapa del Sitio




Regresar a contenido | Regresar al menu principal